lunes, 29 de agosto de 2016

Novias de negro: 1928- Francisca Díez Barredo, Madrid



Hoy traemos una novia bellísima, vestida de negro, pero con velo en blanco. Un hermoso contraste. La contrayente es Francisca Diez Barredo y el novio Constantino García González, son los abuelos paternos de mi amiga Esperanza García Carmena, cuya boda veremos también en breve... en nuestra especial colección de novias de blanco.


Constantino García González y Francisca Díaz Barredo.


De los protagonistas de esta fotografía solo sabemos que se casaron en una iglesia madrileña, creen que de la calle Donoso Cortés. Intentaremos averiguar algunos datos más, como por ejemplo el número de hijos que tuvieron, si podemos descubrir en qué iglesia etc.


Muy guapa esta novia... Destaca el velo blanco, sujeto con un tocado de florecillas. El pelo recogido posiblemente en un moño bajo, o bien melena corta, creo que sería un moño bajo. En el vestido también hay un  ramillete de flores blancas prendidas como adorno o accesorio. Pienso que en realidad luce un dos piezas, vestido y chaqueta. El cuello del vestido es cuadrado y se adorna a los lados con sendas puntillas de encaje.



Luce largo collar blanco, que podría ser de perlas pequeñas y pendientes de perlas más grandes, a juego posiblemente. El novio viste traje de americana cruzada, con camisa blanca, corbata oscura y pañuelo blanco en el bolsillo. Unas florecillas blancas en la solapa.



El ramo de la novia es de rosas blancas. Esta es una fotografía de la época, en la que los novios son los que suelen posar sentados y las novias lo hacen de pié, tal vez para lucir mejor el vestido y el velo. Llama la atención la posición del ramo de flores, boca abajo...




Tuvieron su primer hijo en 1929, el padre de mi amiga, por lo que hemos supuesto que pudieron casarse en 1928... pero tampoco tenemos la certeza de que el año fuera ese, podría haber sido antes.

Desde aquí nuestro homenaje a estos abuelos... que lucieron así de guapos el día de su boda.

miércoles, 10 de agosto de 2016

1968-09-25: Amelia Olarte Corssi, iglesia del Cristo del Pardo (Madrid)




Esta es una boda de los años 60, de finales de los sesenta, y se nota en el diseño del vestido que es de lo más original... muy sesentero y muy poco visto, lo que le da un valor especial. La novia, que está guapísima, es Amelia Olarte Corssi y el novio Alberto Martín Fernández, son mis vecinos en la sierra madrileña desde hace 16 años. La suya es otra historia de amor, que como tantas otras, se tejió en su trabajo.  Se conocieron en la oficina, en Renfe, en Delicias, ambos eran informáticos. Un año antes en el 67 se hicieron novios y un año después, el día de la Mercé, se casaron en la iglesia del Cristo del Pardo, por la mañana. Era el día 25 de septiembre de 1968, están a punto de cumplir los 50 años de casados.



Amelia Olarte Corssi y Alberto Martín Fernández el día de su boda ante el altar del Cristo del Pardo.


El vestido se lo hizo su modista de toda la vida, Ana Mari Granda, un bonito abrigo cerrado, corto. En la cabeza Amelia luce un casquete (del estilo de los que llevaba Jackie Kennedy, mujer del presidente americano desde 1961 a 1963, cuando murió asesinado). Como adorno en escote del abrigo, mangas y casquete lleva unas flores de tela hechas a mano en una casa especializada, en la calle Arenal de Madrid, de la misma tela del abrigo.




El apellido Corssi es de origen italiano, le viene de su abuelo, Alejandro Corssi Pandolfi, que era juez.

Alberto con su madre y madrina.



Amelia del brazo de su tío Alejandro.

La madrina de boda fue la madre de Alberto, Consuelo Fernández. Y el padrino, un tío de la novia, Alejandro, guapísimo (llamaba la atención por la planta que tenía y lo guapo, nos dice en la actualidad Amelia).








Curiosamente a esta boda asistieron Los Gemelos que tocaban con la cantante María Dolores Pradera, que eran muy amigos de la novia (uno era arquitecto y el otro físico), ya que todos formaban parte del Grupo de Coros y Danza de Madrid, en el que cantaban.

De izquierda a derecha, José, Pili y Cristina, hermanos del novio, Salud, una cuñada, Cinta, también cuñada, Agustín, marido de Cinta y cuñado Antonio. Detrás, con gafas, Carmen, la otra hermana del novio, en un momento de la ceremonia.




¡Vivan los novios!

Guapísimos los cuatro, Agustín, Cinta, Amelia y Alberto.



Después de la boda hubo celebraron una comida en un  asador vasco.  Tras la boda, embarcaron de viaje de novios en Cádiz rumbo a Canarias de donde volvieron a primeros de noviembre.

Agustín, Cinta, el padrino, los novios, delante la pequeña Cristina, al lado de la novia su cuñada Cristina, la madrina y el hermano del novio, José y su mujer, Salud.



De izquierda a derecha, Emi (gran amiga de la novia), Ana Mari (la modista de las hermanas), Cristina, la abuela Constanza, madre de la novia, detrás Cinta, la novia y el novio, detrás de la novia, Sole, la pequeña Cristina, detrás del novio su hermana Carmen, la madrina, detrás Antonio (marido de Cristina), Francisco (suegro) y Pili (hermana pequeña del novio).


Historias de familia



Una jornada de caza, con familiares y amigos, Alberto es el primero de la derecha.


Con el patriarca de la familia, el abuelo de Alberto, que era capitán.





Francisco Martín Fernández, un hermano de Alberto, desaparecido en la Cuba de Fidel Castro.
Alberto nos ha contado también la triste historia de su hermano Francisco, que tenía dos barcos y era capitán de la  Marina Mercante. Además había comprado unas rotativas y, cuando desapareció, estaba a punto de abrir un nuevo periódico deportivo en Cuba, del estilo del Marca. Desaparecieron los barcos, las rotativas, el papel y Francisco.



Desde aquí nuestro homenaje a Francisco Martín Fernández, también. Y a los miles de desaparecidos en similares circunstancias.

El novio, Alberto Martín



Nació en Villaescusa, Zamora. En esta localidad su bisabuelo hizo la Iglesia Protestante, que más tarde heredó su abuelo y después su padre. El padre de Alberto la vendío a unos suizos, a un capitán del ejército suizo de aviación.


Amelia y Alberto delante de la iglesia Protestante de Villaescusa (Zamora) que fue de su familia.


Alberto a lo largo de su vida ha tenido nada más y nada menos que 21 coches, hasta llegar al de la actualidad, porque todavía conduce. ¡21 coches! Le apasionan... por eso conserva numerosas fotografías de todos sus vehículos. El amor por los coches comenzó cuando heredó un Ford 17 caballos modelo 1927, con tan solo 18 años.

Antigua fotografía donde apenas se reconocen los que salen en ella, del coche que le regaló su abuelo y que fue su primer coche, un Ford 17 caballos modelo 1927.

















Alberto, sus hermanas, Cristina y Pili, y José, mayor que Alberto. Falta Carmen, que estaba de viaje, en Santander.


Dia de lluvia y niebla en Moncloa.








Pilar y a la derecha Cristina, la hermana pequeña de Alberto, en una preciosa fotografía.

Muchos de los coches los compró Alberto en subastas a los americanos, en Torrejón de Ardoz, el los arreglaba, los disfrutaba un tiempo y los vendía. Recuerda un Seat matrícula 11130 que le llegó a Barcelona. Le costó conseguirlo 1 año de espera. Entonces se pedían y llegaban por riguroso orden de espera. Cuenta que los primeros Seat salieron muy malos, que a ese coche en concreto le tuvo que cambiar el motor 2 o 3 veces. Recuerda coches sin limpiaparabrisas eléctricos. ¡Había que sacar la mano y hacerlo manualmente!
La novia Amelia



Amelia tiene dos hermanas, Sole (que ha fallecido ya) y Cinta. Las tres junto a una amiga, Mari Vi, salieron en el diario Informaciones del 13 de febrero de 1950 tras un triunfo del Altético de Madrid. En la foto están Mari Vi, que tenía abono, a su lado Amelia, Cinta y en el extremo de la derecha Sole, quienes también tenían el abono de sus padres. Atléticas todas de toda la vida.


Mari Vi, una amiga que tenía abono, trabajaba en el Ministerio de la Puerta del Sol, Amelia, Cinta y Sole, las tres hermanas, todas muy aficionadas del Atlético de Madrid. Aquí felices y sonrientes tras el triunfo atlético.


El pie de foto dice así: No hay duda: son cuatro sonrisas de triunfo, como los cuatro goles de diferencia que otorgaron el triunfo al Atlético de Madrid, aunque estas sonrisas encantadoras, mucho más delicadas, naturalmente, que los cuatro remates que las produjeron. La mujer, es la nota más agradable de todos los domingos futbolísticos. 

La novia durante su viaje de novios a Canarias, de donde regresaron en noviembre.


Alberto y Sole ante otro de sus vehículos.

Alberto, su mujer (primera por la derecha), Amelia, y sus dos cuñadas, a su lado Sole, en el otro extremo del banco, Cinta.

Alberto, en la puerta de su casa en la sierra, en una fotografía actual. 



Una novia con un vestido de lo más original, una suerte que muy pronto cumplan los 50 años de casados... ¡Enhorabuena a esta pareja!



Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción total o parcial o el uso de las fotografías, sin el permiso expreso de la autora.

lunes, 8 de agosto de 2016

Las hijas de Obama estuvieron de shopping por Madrid y en Adoronews B&M nos cruzamos de bruces con ellas por la Gran Vía


Sasha Obama de compras por la Gran Vía madrileña, el pasado día 30 de junio de 2016, detrás de ella, con vestido blanco su hermana Malia. Su madre esa misma mañana tenía diversos actos culturales en compañía de la reina Letizia.


El pasado día 30 de junio acudía a un evento de belleza de Make Up For Ever, a Kikekeller (Corredera Baja de San Pablo, 17, Madrid) para descubrir la nueva gama de Rouge Artist, cuando me crucé con las hijas del presidente Obama por la Gran Vía. No me habría dado ni cuenta que eran ellas, a no ser por el impresionante séquito que las seguía y acompañaba... dos señoras mayores, una de ellas su abuela, Marian Robinson, madre de Michelle, una asistente personal bastante antipática por cierto, y un montón de guardaespaldas... Una vez que me había cruzado con ellas de bruces, al ver tanto guardaespaldas juntos pregunté a algún viandante qué quién había delante y me dijeron: son las hijas de Obama que están de compras por aquí.

¿Qué puede hacer un periodista que se encuentra de repente con las hijas de Obama y su suegra? Seguirlas, ver dónde entraban, hacer unas fotografías, ver después si compraron algo... y eso hice. Las hijas de Obama y su abuela Marian, que vive con ellos en la Casa Blanca, entraron el la tienda Sfera, dos guardaespaldas se pusieron en la puerta y no dejaban entrar a nadie más... Al menos lo intentaron. Cuando las dependientas se enteraron de lo que estaban haciendo, les dijeron que eso no lo podían hacer, más que nada porque no habían avisado de su visita y no tenían permiso para cerrar el establecimiento, solo para las hijas de Obama. Entonces el guardaespaldas de la puerta dejó pasar a algunas señoras, a unas las dejaba y a otras no... A mi, que me vieron la cámara, no me dejaron entrar... en ningún momento.

Un numeroso grupo de viandantes se quedaron esperando a que salieran, pasó alrededor de 1 hora... y nada. La espera se hizo un poco interminable y cuanta más gente pasaba más se quedaban a verlas salir. En cierto momento alguién empezó a comentar que en la esquina de enfrente estaba la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (con quién he coincidido en numerosas ocasiones en FITUR por cierto)... es lo que tiene la Gran Vía Madrileña, no puede ser más cosmopolita.  Por fin vimos que las hijas de Obama iban a salir, prepararon un enorme coche de la embajada americana en Madrid... y se palpaba en el ambiente que Sasha, Malia y su abuela Marian no podían tardar mucho en aparecer de nuevo.

En el centro de la imagen, con camisa blanca, la abuela Marian, a su derecha su nieta mayor, Malia, con vestido blanco camisero.  Y todo un cortejo que no pasa desapercibido para nadie...


Los hombres de negro... no hablaban castellano pero eran simpáticos. Aquí vemos 5, muy atentos a la calle,

Al principio intentó que no pasara nadie más... pero no habían avisado a la tienda.


Las asistentes se pusieron por delante de las chicas, los guardaespaldas también... y se dirigieron todos hasta el enorme coche americano. Las chicas subieron al alto coche sin problema y para la abuela y acompañante los de seguridad pusieron un peldaño de madera para que accediesen con mayor comodidad, Marian Robinson tiene 79 años. Y ¡zas! tal como llegaron se perdieron entre el tráfico de la Gran Vía Madrileña. La comitiva en otro coche... detrás.






Por favor pequeña... no puedes estar ahí, debió decirle en inglés a la niña.

La chica del vestido verde geométrico, hablaba castellano, pero estuvo muy antipática... en todo momento.

No, fotos no... ¿por qué no me haces una foto a mí? Me dijo en castellano con acento americano, la que parecía una asistente personal. Corcho porque tu me interesas cero... debí decirle. 

Aquí vemos a Sasha a pocos metros del vehículo americano que estacionó para recogerlas.


La abuela Marian se dirige al coche, en medio de fuertes medidas de seguridad.

Momento en que la abuela Marian, madre de Michelle Obama, sube al vehículo.

Para que la abuela Marian suba con comodidad alguién del equipo ha puesto sobre el asfalto un pequeño cajón de madera. Una fantástica idea para los todoterreno, que son tan altos, en especial para cuando suben personas mayores.

¡Listo! Recogemos el peldaño y nos largamos... 
Dos vehículos a punto de partir, guardaespaldas sobre el asfalto... esto parece una película.



En la ventanilla posterior, la abuela Marian.

El look de las hijas de Obama

Detalle del escote en pico de la camiseta de Sasha, muy guapa, por cierto.


Las dos chicas iban vestidas de forma informal, muy desenfadada, como lo haría cualquier otra chica con su misma edad. La mayor Malia llevaba un bonito vestido camisero en blanco. La pequeña, Sasha, una falda vaquera corta y camiseta blanca, con escote en pico y cordón cruzado. Ambas lucían una melena muy larga y lisa.



En Sasha nos ha sorprendido un tatuaje en su mano y brazo derecho, que parece de henna.


"Pobres hijas del Presidente"

Yo tras haber hecho las fotografías que pude y que me dejaron, sin ser una paparazzi... me dirigí a mi presentación de belleza, unos labiales por cierto preciosos... y al terminar me pasé de nuevo por la tienda Sfera, y esta vez sí entré, para preguntar a las dependientas qué habían visto ellas y qué habían comprado las hijas de Obama. Nada, no compraron nada... "las pobres hijas del Presidente". La encargada y las dependientas de la tienda nos contaron que su estancia en la tienda había sido un infierno, que no las habían dejado en paz ni un minuto y que ellas "asustadas" ni tan siquiera se compraron una camiseta... que estuvieron el tiempo que estuvieron charlando entre ellas y cuando vieron que no las iban a dejar en paz, se fueron... Las dependientas me dijeron "que les había dado mucha pena de las hijas de Obama"... Bueno yo en ese sentido pienso que hasta cierto punto... Sí es triste que no puedan asistir a una tienda en paz, pero son gajes del oficio de su padre, que pronto, por cierto, dejará... Podrán recuperar gran parte de la normalidad perdida.

Obama, su padre, la primera vez que vino a España lo hizo de mochilero, en su juventud, y seguro que entonces no le molestaría nadie... Las circunstancias cambian.

La visita de las hijas de Obama a Madrid me ha recordado un poco la visita de las hijas de Zapatero a la Casa Blanca y las célebres fotos... dijeron que fueron producto de una filtración del servicio secreto o de los asistentes de la Casa Blanca, si no recuerdo mal.

Sasha camarera en Nancy´s de Martha´s Vineyard

Nos ha contado el ABC que la hija pequeña de Obama, Sasha, ha estado unos días ganándose un dinerillo en un restaurante este verano, como una humilde camarera más. Sí Sasha ha atendido a los clientes, preparado las mesas, cobrado en la caja... a juzgar por las fotografías publicadas en el diario. No han sido muchos días pero el gesto de sus padres me gusta... educar bien a los hijos es muy importante. Michelle Obama a mí me cae genial... ¿Y a vosotros?

Volvamos al restaurante, se llama Nancy´s de Martha´s Vineyard (Massachusetts), el lugar donde la familia Obama suele pasar sus vacaciones de verano o buena parte de ellas.

Sasha, al igual que su hermana Malia, llevan viviendo los últimos 8 años en la Casa Blanca, rodeada por agentes de seguridad, asistentes, chóferes y demás personal de servicio. Tal vez por llevar una vida tan alejada de la realidad, de la vida que llevamos el resto de los mortales, su padre, el presidente Obama y su madre, Michelle, hayan pensado que sería bueno que se enfrentase al día día de una chica normal y que conociera de primera mano -como en España ocurrió con la hija de Amancio Ortega- lo que es trabajar y ganar un primer sueldo con el sudor de su frente. Eso les honra.

Sasha ha acudido a su puesto de trabajo rodeada de seis guardaespaldas (a mi me parece que habrán sido algunos más, porque he visto de cerca el séquito... que acompaña a las hijas del presidente americano como os he contado antes) y que al parecer han procurado pasar desapercibidos, en la medida de lo posible (difícil lo veo... no pasan desapercibidos para nadie).

La pequeña Sasha se ha hecho llamar Natasha ( que por otro lado es su nombre) en el local, por el resto de sus compañeros y no se ha negado a llevar a cabo ninguna de las tareas que le pudiera tocar hacer... como una más de los camareros y el resto de compañeros.

Al parecer la hija mayor de Obama tiene pensado venir a la embajada americana en Madrid, como becaria próximamente. En su breve estancia en Madrid, Michelle, su madre y sus dos hijas, no se han alojado en el Palacio del Pardo, como hacen la mayoría de los dignatarios que nos visitan, han residido en la propia embajada americana, por cuestiones de seguridad y porque allí se sienten más en familia.

No es casual que hayan elegido este restaurante para el primer trabajo de su hija Sasha, al parecer Nancy´s es uno de los favoritos de la familia Obama en Martha´s Vineyard. Está especializado en marisco de excepcional calidad. Su propietario, Joe Moujabber, es un buen amigo de la familia. Sasha ha trabajado en dicho establecimiento hasta el día 5 de agosto, cuando ha llegado el matrimonio Obama para disfrutar de sus vacaciones de verano. Días antes celebraron el cumpleaños del presidente americano. Sí Barack Hussein Obama II es el cuadragésimo cuarto y actual presidente de los Estados Unidos de América. Fue senador por Illinois desde el 3 de enero de 2005 hasta su renuncia el 16 de noviembre de 2008. Y su cumpleaños fue el pasado día 4 de agosto (nació en 1961), tiene 55 años.


Adoración Rodríguez

Fotografías: AR Imagen


Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción total o parcial o el uso de las fotografías, sin el permiso expreso de la autora.