Navigation Menu

4 falsos mitos sobre la piel del bebé




Mito 1: El agua es el mejor limpiador posible


El agua sola elimina únicamente sustancias hidrosolubles; son necesarios los surfactantes para neutralizar las sustancias liposolubles.

En segundo lugar, el agua puede considerarse un irritante débil de la piel, dado que los contaminantes, la dureza del agua, la osmolaridad y la temperatura elevada contribuyen a su potencial irritante, especialmente en personas afectadas de dermatitis atópica.

Mito 2: El aceite mineral es “antinatural”

Los aceites vegetales son considerados a menudo más “naturales” que el aceite mineral. Cuando de hecho, el aceite mineral deriva del petróleo que, a su vez, deriva de plancton y algas fosilizados que aparecen en la naturaleza. La diferencia entre los dos tipos de aceite tiene que ver con su edad y no con su origen. Desde una perspectiva clínica es importante destacar que el aceite mineral es tan eficaz como otros aceites de uso corriente en la hidratación de la piel.

El aceite mineral que se utiliza en productos cosméticos está muy purificado; por el contrario, los aceites vegetales, como el de oliva, no están garantizados análogamente en cuanto a estar exentos de impurezas. De hecho, la composición natural de algunos aceites puede ser intrínsecamente nociva. 



Mito 3: Los agentes conservantes son siempre innecesarios

 
Los agentes conservantes son necesarios para evitar la contaminación de productos cosméticos, prevenir su corrupción y prolongar el uso seguro de productos en el hogar. Su uso puede ser necesario en productos cutáneos tópicos para bebés, cuya piel está todavía en fase de desarrollo.

La importancia de los agentes conservantes ha sido realzada clínicamente. En un servicio de dermatología pediátrica hospitalario se observó a cierto número de niños afectados de dermatitis atópica (DA), que presentaron infecciones graves. La investigación demostró que la infección había sido causada por el empleo de productos emolientes sin conservantes, contaminados con Staphylococcus aureus. Tras la eliminación de estas cremas contaminadas, las infecciones se resolvieron.

Mito 4: Las fragancias son malas para los  bebés


El sentido del olfato puede desempeñar un papel importante en la relación del bebé con su madre y puede ejercer una influencia positiva sobre el comportamiento humano

Por ejemplo, en uno de los estudios realizados en bebés muy pequeños y sus madres se demostró que el baño con un aceite para baño perfumado puede reducir la tensión y el llanto e incrementar el sueño de dichos lactantes, esto hizo que las madres también sonrieran más y se sintieran más relajadas en comparación con baños sin aceite perfumado.




0 comentarios:

Sígueme en @ wild_ana