Navigation Menu

Novias de negro: 1904-05- Adoración Valdés Prieto




Mi abuela Adoración Valdés Prieto y mi abuelo Alfredo Rodríguez de León se casaron en el pueblo toledano de Chozas de Canales en 1904, en la iglesia parroquial de dicha localidad, Santa María Magdalena, en mi pueblo. Me queda por investigar algunos detalles, como averiguar el día exacto. Sabemos que dos años después de su boda hicieron un viaje a la capital,  a casa de unos parientes, y que estaban en Madrid coincidiendo con la boda del rey Alfonso XIII y Victoria Eugenia de Battenberg, el 31 de mayo de 1906.



La novia va vestida totalmente de negro, con traje de encaje y algunas aplicaciones de azabache, y velo negro también. El traje lleva corpiño (con ballenas interiores) y falda de capa que por detrás abre en cola. Un traje que se ha conservado en la familia... hasta la actualidad.



La novia lleva unas aplicaciones en el velo y cerca del cuello en color blanco, no se aprecia se son unos pequeños ramilletes de flores blancas, o algún tipo de joya. Parecen más bien florecillas...



Yo conservo esta fotografía y la tengo enmarcada con un paspartú, y en ella se ve el detalle de que la fotografía la hizo Fraile, en la calle Zocodover,9, Toledo. Están posiblemente al exterior, en un patio, porque el suelo es de piedra... y el novio sentado en una silla. Curiosamente es el novio el que está sentado y la novia está de pié. En mi boda también me hicieron una fotografía similiar, con mi marido sentado y yo, la novia de pié. Que me recuerda el estilo de esta foto.


Benjamín Rodríguez Valdés, mi padre.



Alfredo y Adoración,  tuvieron  5 hijos:  Elisa, Domingo,  mi padre Benjamín Rodríguez Valdés ,Alfredo y Gonzalo. Tuvieron una pequeña Adoración que murió de meses. Y mi tío Alfredo murió en un sanatorio para tuberculosos, en Guadarrama. Fue enterrado allí, falleció el 15 de julio de 1929, a los 16 años de edad.


La novia: Adoración Valdés Prieto








Hija de Estefana Prieto y de Evaristo Valdés, tenía 7 hermanos: la primera hija era ella, luego estaban Juanita (casada con el tío Carlos Galopo), Timoteo, Evaristo (querían que fuera torero y le mató una becerra con muy pocos años), Alejandro (padre de la tía Carmen, Ofelia, Timoteo y Julita), Margarita (se la llevó a La Torre  una tía sin hijos llamada Amalia y la crío como una hija, por eso tenemos familia en La Torre, la prima Carmen de mi padre), Patro (no se casó, soltera, vivió con mis abuelos) y la pequeña que era Paula (madre de Maribel y Paquita).


Bisabuela Estefana, madre de mi abuela Adoración, con su hijo Timoteo.



 Ella, Estefana, está en la foto con moño bien tirante, y a su lado su hijo Timoteo. La abuela Adoración murió días antes de comenzar la Guerra Civil, el mismo día que su yegua (algo muy curioso, en casa de mis abuelo había siempre caballos, mi abuelo tuvo un precioso caballo siempre, hasta que falleció, con él iba a todas partes, incluso hasta Toledo, a 30 km de mi pueblo...). 




Mis abuelos tuvieron 6 hijos: la mayor fue Elisa, nacida en 1908, después tuvieron también a Domingo, Benjamín, Alfredo y Gonzalo. Y una pequeña Adoración, que falleció de pequeñita. Mi padre es Benjamín Rodríguez Valdés, cuya boda con mi madre ya hemos visto. En realidad en Adoronews hemos visto ya la boda de dos de los hijos mi padre y, la del hijo pequeño, Gonzalo. Casualmente ambos se casaron en la misma iglesia.

1949-03-30:Isabel García Lucio, iglesia de San Ginés (Madrid)

1955-01-05:Carmen Valdés Simón, iglesia de San Ginés (Madrid)


Tía Elisa, la hija mayor.


Tío Domingo, el hermano mayor de  mi padre.


En el último parto, cuando nació mi tio Gonzalo, la atendió el ginecólogo de la reina Victoria Eugenia (mujer de Alfonso XIII) el doctor Recasens (curiosamente sigue la saga y siguen siendo ginecólogos de la Familia Real). El abuelo quiso que la tratase el mejor ginecólogo... Por error médico, se dejaron una gasa en el útero de mi abuela, en la cesárea. La abuela no se repuso de esto, tuvo una infección enorme, se quedó coja… un día se le abrió la herida y salió la gasa podrida… Creemos que murió años después de cáncer de útero, recibió incluso radioterapia en esa época, y la quemaron. Falleció el 4 de julio de 1936, con tan solo 55 años, días antes de comenzar la Guerra Civil y el mismo día que su yegua, según me contaba mi tía Elisa.



Tía Elisa a caballo, en los corrales de la casa de sus padres, mis abuelos.




El novio: Alfredo Rodríguez de León



Abuelo Alfredo de niño.


Mi abuelo, al que apodaban en el pueblo "El Pájaro" (supongo que por listo, menudo "Pájaro" cuanto sabe... solían decir) ofreció que si mi abuela se curaba regalaba un terreno que tenía en Toledo, muy cerca de la Academia Militar. Intentó por un tiempo hacer el regalo a la Catedral de Toledo, pero cuando iba a la misma, no le recibían, pensando que era un labrador que iba a la catedral a pedir algo, no suponían que iba a dar algo... Entonces el abuelo cansado de que no le recibieran se dirigió a la Academia Militar de Toledo, donde sí le atendieron, y les donó dicho terreno. Exigió una única condición que debió quedar escrito en la escritura: que cualquiera de sus descendientes pudiera acceder a la carrera militar sin necesidad de hacer las pruebas de acceso, por la donación de esta tierra. Creemos que el terreno podría ser parte del actual campo de tiro de la Academia Militar de Toledo. 



Alfredo Rodríguez de León, mi abuelo, en la edad adulta.



El abuelo es hijo de Domingo Rodríguez Díaz (mi bisabuelo paterno) de Cabañas de la Sagra, que se casó con María Juana de León y Menoyo, de Cabañas de la Sagra también, que era viuda y con un hijo, Felipe. Ambos, mis bisabuelos, tuvieron a mi abuelo Alfredo. Mi bisabuelo era el administrador de la finca Loranque (cerca de Bargas, y hoy bodega), del conde de Floridablanca (uno de los hijos y descendientes del famoso conde). Cuando murió su mujer, mi bisabuela Maria Juana De León y Menoyo, se volvió a casar con una viuda de Bargas, Ignacia del Cerro (dueña de la dehesa Camalobos y viuda de Justo Jimeno, que era dueño de la dehesa de Calvete).


Ignacia del Cerro, segunda mujer de mi bisabuelo Domingo, con su primer marido, Justo Jimeno. Al quedarse viuda, la familia de Justo Jimeno no se portó demasiado bien con ella. Se casó en segundas nupcias con  el bisabuelo . Era inmensamente rica y dejó la mayor parte de su fortuna a los herederos del conde de Floridablanca.


Tenemos unas fincas llamadas "Los Pleitos", que deben su nombre a un pleito real... Mi bisabuelo compró una serie de fincas a dos personas del pueblo... y cuando ya había pagado dos partes del precio acordado y sólo quedaba una parte por pagar le dijeron los vendedores que se quedaban con la finca y el dinero que hasta el momento habían cobrado (parece que lo habían hecho más veces con otras personas...).  Mi bisabuelo los llevó a juicio y a mi bisabuelo le defendió uno de los hijos del conde Floridablanca que no sabemos si era entonces un alto cargo en la judicatura del Estado o ministro de Justicia. Y lógicamente, y también por justicia humana y divina, ganó el pleito. Por eso esa viña y otras fincas de secano se llaman Los Pleitos. Pensaron los dos vecinos del pueblo que podrían estafarle, pero no lo lograron...

Al morir su segunda esposa, Ignacia del Cerro, dejó la mayoría de sus posesiones a los herederos del conde de Floridablanca (al que apreciaba muchísimo...) salvo la dehesa Camalobos (que hoy tienen nuestros primos) y algunos cuadros y enseres diversos. Uno de los actuales descendiente del conde de Floridablanca tiene en la actualidad una productora de dibujos animados, y  en ella han hecho dibujos animados como los de Pocoyó (que tienen gran éxito).


Almacenes Gonar, en la Calle Bravo Murillo, que mi bisabuelo compró a su hijastro Felipe.


Mi bisabuelo Domingo, a su hijastro Felipe (padre de Arturo, Carmen -madre de Paco y Armando-, y Felipe) le compró una mercería en Madrid,  en la calle Bravo Murillo, curiosamente a pocos pasos de la actual casa de mis suegros, (el mundo es un pañuelo...) La tienda se llama Almacenes Gonar y es una mercería de las de toda la vida... de esas con solera, que no debe haber cambiado mucho desde cuando se inauguró o la compró mi bisabuelo. Si ha resistido el paso del tiempo, con lo que cambian los negocios en la calle de mis suegros, será porque tiene su clientela habitual, con productos que ellos demanden... lencería y todo tipo de camisetas, camisas, ropa de cama y cuna etc. En la actualidad la regentan herederos de Arturo, uno de los hijos del hermanastro de mi abuelo, que ya debe ser muy mayor, si es que todavía vive. 

Cuando mi bisabuelo se jubiló como administrador o mayoral de la finca del conde, se compró una casa en Chozas de Canales y se fue a vivir allí. Por eso su único hijo Alfredo se casó con mi abuela Adoración, de la misma localidad.

El bisabuelo Domingo y, su segunda mujer, murieron a causa de la mal llamada Gripe Española (1915-1916)




Mi abuelo Alfredo Rodríguez de León falleció el 8 de diciembre de 1952, con 84 años. No asistió a la boda de mis padres por estar enfermo, se quedó a su cuidado la tía Patro, que como ya dijimos era soltera.

La Virgen Milagrosa en casa de mi tía Elisa, a consecuencia de unas obras en la iglesia, recuerdo haberla rezado allí, con otras personas y demás miembros de mi familia.


Mi abuelo Alfredo regaló a la iglesia parroquial de Santa María Magdalena la imagen de la Virgen Milagrosa, a la que años después está ofrecido mi hijo Diego, tras ser bautizado en dicha iglesia.


Ofrecimiento de Diego Zamora Rodríguez a la Virgen Milagrosa, regalada a la iglesia por su bisabuelo Alfredo Rodríguez de León, tras su bautizo el día 20 de agosto de 1997 en la iglesia parroquial de Santa María Magdalena, en Chozas de Canales. Esa tarde murió Lady Di en un accidente de tráfico, en un puente parisino, al ser perseguida por los paparazzi.



De interés: Administrador de la Finca Loranque

Mi bisabuelo fue el administrador de la Finca Loranque cuando era propiedad del conde de Floridablanca. Es un terreno singular y muy conocido de la provincia de Toledo, muy cerca de Bargas. Como curiosidades, destacar que por él pasa una calzada romana la Via XXV Augustobrigan-Caesarobrigam-Toletum, que es clara muestra de la importancia de su ubicación.

En la Edad Media los vinos que se hacían en dicha finca eran los que se tomaban en la corte, establecida en Toledo hasta que Felipe II la traslada a Madrid.

La familia toledana de los Condes de Armildez construyó en estos terrenos una bodega de estilo francés con el propósito de elaborar vinos de gran calidad. Arquitectos franceses diseñaron una bodega con ladrillo mudéjar y tapial típico toledano, de gran belleza.

En 1865 la bodega pasa a manos de los condes de Floridablanca, y para ellos, como ya hemos dicho, trabajó mi bisabuelo como administrador de la finca o su mayoral. En la bodega se empiezan a elaborar vinos de la variedad autóctona garnacha, muy conocidos en toda la zona, que se fermentaban en típicas tinajas de barro cocido, cubicadas en arrobas. Mi bisabuelo en el pueblo de Chozas de Canales tuvo, tiempo después a su vez, dos bodegas propias, para la elaboración de su propio vino (mucho antes de que en el pueblo existiera una cooperativa). Una de ellas está en mi propia casa y la otra en una calle próxima.


Mi madre, que había enviudado ya de mi padre, mi hermano mayor, Alfredo y  yo, con largas trenzas, a la puerta de una de las bodegas de mi abuelo, en nuestra casa toledana. Las tinajas interiores son casi de la altura de las paredes. Debajo de la bodega hay una cueva, también con algunas tinajas. La casa tiene dos cuevas.










En las fotografías superiores, tres imágenes del interior de una de las bodegas de mi abuelo, la que está en mi casa.

Mi bisabuelo al morir su primera mujer, María Juana de León y Menoyo, se casó en segundas nupcias con Ignacia del Cerro, gran amiga de José María de Castillejo y Wall, Conde de Floridablanca. Ignacia, de inmensa fortuna, era del pueblo toledano de Bargas y también era viuda de Justo Jimeno. Tal era el vínculo afectivo de Ignacia con el Conde de Floridablanca que al fallecer la que fue segunda mujer de mi bisabuelo dejó toda su herencia, salvo la dehesa de Camalobos, a los herederos del conde de Floridablanca.

Según cuentan los periódicos de la época, el rey Alfonso XIII como amigo del conde, disfrutaba con frecuencia de los vinos de Loranque y también acudió en numerosas ocasiones a diversas cacerías. Floridablanca fue uno de sus grandes asesores. Los descendientes del Conde de Floridablanca mantuvieron la propiedad de la Finca Loranque hasta el año 1981, en el que fue adquirida por la familia Díaz Bermejo, que son los que la explotan actualmente. La Bodega Finca Loranque está situada en Finca Loranque s/n Bargas, 45593 Toledo.

Como ya he mencionado antes, a mi bisabuelo le defendió un hijo del conde de Floridablanca cuando unos paisanos de Chozas de Canales "quisieron apropiarse indebidamente" de las tierras que les estaba comprando y de las que había pagado ya las dos terceras partes. Estos parroquianos quisieron quedarse con el dinero y con las tierras. El juicio lo ganó el hijo del conde y por tanto mi bisabuelo pudo recuperar las tierras que hoy todavía se conocen como "Los Pleitos" (viña y varias tierras de secano).

Tal vez la conexión de Alfonso XIII con la finca Loranque es la que hizo que a mi abuela Adoración la asistiera en su parto el mismo ginecólogo de la reina Victoria Eugenia de Battenberg, aunque  como ya hemos contado mi abuela tuvo muy mala suerte, por el error de la gasa, que desencadenó tal perjuicio a su salud posteriormente y que influyó de forma notable en su fallecimiento (nunca se recuperó de aquello, se quedó coja, prácticamente no podía andar, estaba siempre en un sillón como si fuera inválida).

En mi familia paterna eran tan monárquicos, que en casa de mi tía Elisa yo la he oido decir que mi abuelo pronunciaba esta frase: Rey que te mande y sepultura para enterrarte no ha de faltarte...  Curioso también...

Finca Loranque y Cuéntame cómo pasó...

Curiosamente en esta Bodega Finca Loranque se han grabado algunos episodios de la popular serie de televisión Cuéntame cómo pasó, por tanto la bodega ha quedado también inmortalizada para la eternidad en la serie más larga y exitosa de TVE. Como sabemos todos Antonio Alcántara en los últimos capítulos ha tenido una aventura como viticultor, en la bodega de Sagrillas: Miravete-Alcántara. Muchas de las escenas en el interior de la bodega, en los viñedos, en el rio... se realizaron en esta Bodega toledana, Finca Loranque, situada a unos 10 km de Toledo.

Por cierto, en uno de estos capítulos intervino Fernando Guillén Cuervo, en su última aparición como actor, un lujo para el recuerdo, que puede permitirse esta popularísima serie. Como anécdota decir que yo entrevisté hace muchos años y en su casa a su mujer Gemma Cuervo (estaban separados), con la que he coincidido tiempo después en Lhardy (en la celebración de su 175 Aniversario, en 2014). Y que también entrevisté a su hija Cayetana Guillén Cuervo, cuando estaba empezando su carrera, para la revista en la que entonces trabajaba, Mucho más. Una saga fantástica de actores...

Desde aquí La Tierra... un beso enorme a mis bisabuelos y abuelos paternos, de su biznieta y nieta, respectivamente, que les admira... y quiere, sin haberlos conocido.


                                                                                             
Por: Adoración Rodríguez García



Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción total o parcial o el uso de las fotografías, sin el permiso expreso de la autora.

0 comentarios:

Sígueme en @ wild_ana