Navigation Menu

1967-09-25: Amelia Olarte Corssi, iglesia del Cristo del Pardo (Madrid)





Esta es una boda de los años 60, de finales de los sesenta, y se nota en el diseño del vestido que es de lo más original... muy sesentero y muy poco visto, lo que le da un valor especial. La novia, que está guapísima, es Amelia Olarte Corssi y el novio Alberto Martín Fernández, son mis vecinos en la sierra madrileña desde hace 16 años. La suya es otra historia de amor, que como tantas otras, se tejió en su trabajo.  Se conocieron en la oficina, en Renfe, en Delicias, ambos eran informáticos. Un año antes en el 66 se hicieron novios y un año después, el día de la Mercé, se casaron en la iglesia del Santísimo Cristo del Pardo, a las doce y media de la mañana. Era el día 25 de septiembre de 1967, están a punto de cumplir los 50 años de casados.







El vestido se lo hizo su modista de toda la vida, Ana Mari Granda, un bonito abrigo cerrado, corto. En la cabeza Amelia luce un casquete (del estilo de los que llevaba Jackie Kennedy, mujer del presidente americano desde 1961 a 1963, cuando murió asesinado). Como adorno en escote del abrigo, mangas y casquete lleva unas flores de tela hechas a mano en una casa especializada, en la calle Arenal de Madrid, de la misma tela del abrigo.










Detalle de margaritas en escote, mangas y casquete.



Detalle del cuello del abrigo.

Detalle de las  mangas, que nos muestra en la actualidad la mano de la novia.






El apellido Corssi es de origen italiano, le viene de su abuelo, Alejandro Corssi Pandolfi, que era juez.

Alberto con su madre y madrina.

Amelia del brazo de su tío Alejandro.



La madrina de boda fue la madre de Alberto, Consuelo Fernández. Y el padrino, un tío de la novia, Alejandro, guapísimo (llamaba la atención por la planta que tenía y lo guapo, nos dice en la actualidad Amelia).












Curiosamente a esta boda asistieron Los Gemelos que tocaban con la cantante María Dolores Pradera, que eran muy amigos de la novia (uno era arquitecto y el otro físico), ya que todos formaban parte del Grupo de Coros y Danza de Madrid, en el que cantaban y bailaban.

De izquierda a derecha, José, Pili y Cristina, hermanos del novio, Salud, una cuñada, Cinta, también cuñada, Agustín, marido de Cinta y cuñado Antonio. Detrás, con gafas, Carmen, la otra hermana del novio, en un momento de la ceremonia.








¡Vivan los novios!






Después de la boda celebraron una comida en un  asador vasco.  Tras la boda, embarcaron de viaje de novios en Cádiz rumbo a Canarias de donde volvieron a primeros de noviembre.

Agustín, Cinta, el padrino, los novios, delante la pequeña Cristina, al lado de la novia su cuñada Cristina, la madrina y el hermano del novio, José y su mujer, Salud.



De izquierda a derecha, Emi (gran amiga de la novia), Ana Mari (la modista de las hermanas), Cristina, la abuela Constanza, madre de la novia, detrás Cinta, la novia y el novio, detrás de la novia, Sole, la pequeña Cristina, detrás del novio su hermana Carmen, la madrina, detrás Antonio (marido de Cristina), Francisco (suegro) y Pili (hermana pequeña del novio).


Historias de familia



Una jornada de caza, con familiares y amigos, Alberto es el primero de la derecha.


Con el patriarca de la familia, el abuelo de Alberto, que era capitán.





Francisco Martín Fernández, un hermano de Alberto, desaparecido en la Cuba de Fidel Castro.
Alberto nos ha contado también la triste historia de su hermano Francisco, que tenía dos barcos y era capitán de la  Marina Mercante. Además había comprado unas rotativas y, cuando desapareció, estaba a punto de abrir un nuevo periódico deportivo en Cuba, del estilo del Marca. Desaparecieron los barcos, las rotativas, el papel y Francisco.



Desde aquí nuestro homenaje a Francisco Martín Fernández, también. Y a los miles de desaparecidos en similares circunstancias.

El novio, Alberto Martín



Nació en Villaescusa, Zamora. En esta localidad su bisabuelo hizo la Iglesia Protestante, que más tarde heredó su abuelo y después su padre. El padre de Alberto la vendío a unos suizos, a un capitán del ejército suizo de aviación.

Respecto de la iglesia protestante la verdad es que la historia es muy divertida, nos comenta Rocío Martín Olarte, única hija del matrimonio: El bisabuelo de mi padre era el menor de once hermanos, bueno el menor compartido con otro pues eran gemelos. Se peleó con el cura del pueblo y, un buen día pasaron por el pueblo unos pastores protestantes y, ni corto ni perezoso se hizo protestante y construyó la que fue la primera iglesia protestante de España. No me digan que no es curiosa la historia... 

El tio abuelo de Alberto también formó parte de otro episodio histórico singular, como nos sigue contanto la hija de Amelia y Alberto: El tioabuelo de mi padre perteneció a la Guardia Real de Alfonso XIII y murió en  1906 por las heridas sufridas en el atentado de la Calle Mayor el día de la boda del Rey. Seguro que muchos habrán visto el monumento que conmemora la fecha del atentado junto a Capitanía. Yo si he visto el monumento y además sé que mis abuelos paternos estaban en Madrid para ver la boda de los Reyes.




Amelia y Alberto delante de la iglesia Protestante de Villaescusa (Zamora) que fue de su familia.


Alberto a lo largo de su vida ha tenido nada más y nada menos que 21 coches, hasta llegar al de la actualidad, porque todavía conduce. ¡21 coches! Le apasionan... por eso conserva numerosas fotografías de todos sus vehículos. El amor por los coches comenzó cuando heredó un Ford 17 caballos modelo 1927, con tan solo 18 años.

A mi padre siempre le gustó mucho conducir y los coches, nos comenta Rocío, tiene mil anécdotas que le han ocurrido por las carreteras de España. Después, con los años, de tanto conducir se cansó y me empezó a enseñar a mi por las calles de la sierra desde que yo tenía 12 años.

Antigua fotografía donde apenas se reconocen los que salen en ella, del coche que le regaló su abuelo y que fue su primer coche, un Ford 17 caballos modelo 1927.

















Alberto, sus hermanas, Cristina y Pili, y José, mayor que Alberto. Falta Carmen, que estaba de viaje, en Santander.


Dia de lluvia y niebla en Moncloa.








Pilar y a la derecha Cristina, la hermana pequeña de Alberto, en una preciosa fotografía.

Muchos de los coches los compró Alberto en subastas a los americanos, en Torrejón de Ardoz, el los arreglaba, los disfrutaba un tiempo y los vendía. Recuerda un Seat matrícula 11130 que le llegó a Barcelona. Le costó conseguirlo 1 año de espera. Entonces se pedían y llegaban por riguroso orden de espera. Cuenta que los primeros Seat salieron muy malos, que a ese coche en concreto le tuvo que cambiar el motor 2 o 3 veces. Recuerda coches sin limpiaparabrisas eléctricos. ¡Había que sacar la mano y hacerlo manualmente!
La novia Amelia Olarte



Amelia tiene dos hermanas, Sole (que ha fallecido ya) y Cinta. Las tres junto a una amiga, Mari Vi, salieron en el diario Informaciones del 13 de febrero de 1950 tras un triunfo del Altético de Madrid. En la foto están Mari Vi, que tenía abono, a su lado Amelia, Cinta y en el extremo de la derecha Sole, quienes también tenían el abono de sus padres. Atléticas todas de toda la vida. Las tres hermanas, eran unas grandes aficionadas al futbol, al atleti y en general a todos los deportes.


Mari Vi, una amiga que tenía abono, trabajaba en el Ministerio de la Puerta del Sol, Amelia, Cinta y Sole, las tres hermanas, todas muy aficionadas del Atlético de Madrid. Aquí felices y sonrientes tras el triunfo atlético. Portada de Informaciones, 13 de febrero de 1950.







El pie de foto dice así: No hay duda: son cuatro sonrisas de triunfo, como los cuatro goles de diferencia que otorgaron el triunfo al Atlético de Madrid, aunque estas sonrisas encantadoras, mucho más delicadas, naturalmente, que los cuatro remates que las produjeron. La mujer, es la nota más agradable de todos los domingos futbolísticos. 






Amelia era de Coros y Danza.


Amelia (de pie) en la Rosaleda del Retiro, con un grupo de danzas de la Sección Femenina.


En Holanda, Amelia con la Reina Beatriz de niña.


A la derecha, Amelia, en el Festival de Coros y Danzas, Instituto Ramiro de Maeztu.


Amelia y Cinta eran de Coros y Danzas. Entre los años 1951 y 1960 salieron de gira varias veces por Europa. Viajaron a Portugal, Francia, Italia, Alemania, Inglaterra, Gales, Luxemburgo, Mónaco, Holanda y Bélgica. Mi madre también bailó en la inauguración de Televisión Española en el año 1956. De esa época conservamos fotos preciosas pero difícil elegir....


De gira por Europa, Cinta la primera, Amelia la tercera por la izquierda.



Los antepasados de Amelia también tienen su historia, y muchas historia por cierto, ya que podemos remontarnos hasta los hermanos Pinzones. Vamos por partes...

El abuelo de Amelia el italiano, se llamaba Alejandro Corssi Pandolfi, era de Génova, hijo de algún título nobiliario que desconocemos. Parece ser que se llevaba mal con su padre y un día cogió un barco y se marchó. Llegó a Huelva y conoció a una jovencita de la que se enamoró y se casaron. Al tener su primer hijo la joven murió y Alejandro quiso volver a Italia con el recién nacido y, para que eso no sucediera, la hermana de la joven se casó con él. Vivieron felices muchos años y tuvieron algunos hijos mas, entre ellos mi abuela Constanza y mi tío abuelo Alejandro "Chano" como se conocía en la familia. (el padrino de boda de mi madre), continúa contándonos Rocío.



Constanza, madre de la novia, de joven.


A mi abuelo materno Enrique no le conocí, afirma Rocío. Era de un pueblo de Huelva. De joven jugó en el Recreativo de Huelva. Trabajaba en la Renfe y por eso mi madre trabajó allí también desde que tenía 17 años. Era descendiente, por parte materna de los Hermanos Pinzón. Mi bisabuela Soledad Díaz Pinzón es la última que llevó el apellido.




Alejandro Corssi Oliveira "Chano", Alejandro Vega, el padrino. Era amigo de Lola Flores.




Respecto al guapo padrino, Rocío nos cuenta también su historia. Alejandro Corssi Oliveira "Chano" era bailarín. Su nombre artístico Alejandro Vega. Actuó aquí y por todo el mundo, dicen que era muy bueno. Bailó con Malena, con Pilar López... Era muy amigo de Lola Flores. Mis tíos Agustín y Cinta han vivido un montón de anécdotas en las fiestas de Nochevieja en casa de los Flores, cuando iban con Chano. Yo apenas recuerdo a Chano, murió en 1979 en Entrepinos y está enterrado en el cementerio de Rozas de Puerto Real. Era muy divertido y muy guapo y tenía mucho arte, el que han heredado mi madre y mis tías. Si lo buscamos en Google podemos encontrar varias referencias y artículos, plagados de errores biográficos, pero con muchos piropos, algunos hablan de él como el mejor bailaor de flamenco.





La novia durante su viaje de novios a Canarias, de donde regresaron en noviembre.


Alberto y Sole ante otro de sus vehículos.

Alberto, su mujer (primera por la derecha), Amelia, y sus dos cuñadas, a su lado Sole, en el otro extremo del banco, Cinta.



Las tres hermanas Olarte Corssi,, ante su chalet en la sierra, en 1975.

Alberto, en la puerta de su casa en la sierra, en una fotografía actual.




La casa de la sierra la compraron en el año 1975 y la estrenamos en mi comunión en mayo de 1977, nos cuenta Rocío.

Una novia con un vestido de lo más original, una suerte que muy pronto cumplan los 50 años de casados... ¡Enhorabuena a esta pareja!

De interés: si quieres ver la boda de su hermana Cinta:

1959-06-30: MARIA CINTA OLARTE CORSSI, PARROQUIA DE SAN JERÓNIMO EL REAL, MADRID



Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción total o parcial o el uso de las fotografías, sin el permiso expreso de la autora.

0 comentarios:

Sígueme en @ wild_ana