Navigation Menu

Elegir la talla correcta del sujetador... tiene sus secretos



Marta Fernández Cuevas, la creadora del primer sujetador antiarrugas del mercado nos muestra 4 pasos claves para determinar la correcta

-EL 70% DE LAS ESPAÑOLAS USAN UNA TALLA INCORRECTA DE SUJETADOR

-ROZADURAS, DOLORES DE ESPALDA Y CABEZA Y DIFICULTAD PARA RESPIRAR SON ALGUNOS DE LOS PROBLEMAS QUE PUEDE OCASIONARNOS



Hay pocas prendas en las que dar con la talla correcta influya tanto a nivel de efectividad como con el sujetador, nos cuenta la patronista y creadora del novedoso sujetador para Dormir Pillow Bra, Marta Fernández Cuevas.





La efectividad del sujetador pasa con conseguir la talla correcta, algo en lo que, según los estudios, fallamos un 70% de las mujeres… e in crescendo, en parte,  por ‘culpa’ del actual auge de la tendencia lencera.

Una tendencia muy sexy, femenina y que, bien construida, incluso puede resultar tremendamente elegante, pero que tiene una cara B: seleccionar el sujetador únicamente por criterios estéticos (material, tipo, color, hechura más favorecedora, etc.) hace que aumente el número de casos en que no se atina con la talla del mismo.  Una cuestión que, si bien en otras prendas lenceras no resulta relevante  (llevar una talla más grande o pequeña de camisón-vestido es una cuestión sólo de gusto y comodidad), en el caso de sujetadores y corsés es un factor que influye totalmente en la funcionalidad de la prenda.

Por desgracia  se está perdiendo la perspectiva real de la importancia para la estética y la salud que tiene esta prenda. El sujetador se ve cada vez más como una prenda eminentemente ‘decorativa’, a lo que contribuye la tendencia lencera… falta de formación especializada de los vendedores de lencería.

El tamaño importa





Un estudio realizado en el 2010 por la Universidad de Barcelona corrobora que la percepción de  Marta es correcta: según sus datos, nada menos que un 70% de las mujeres españolas utiliza una talla de sujetador equivocada. Algo que, según advierten los médicos, además de problemas estéticos  (como marcas bajo los senos o rozaduras) puede derivar en dolores de espalda, hombros y pecho, e incluso repercutir en el agravamiento de los dolores de cabeza y provocar dificultades respiratorias.

Un sujetador pequeño, que oprime el pecho y/o con aros que se ‘clavan’, puede llegar a dañar los ligamentos mamarios y acelerar la flacidez>>, explica  Marta Fernández Cuevas, creadora de Pillow Bra quien, tras informarse con numerosos especialistas.

Dar con la talla perfecta

Marta explica que la primera norma para dar con el tamaño idóneo, pasa por aprender a distinguir entre talla y copa.

Puede sonar a obviedad,  pero lo cierto es que más del 90% de nuestras nuevas clientas nos demuestra que no lo tienen realmente claro>> explica la Marta  quien aclara que: <>.

“Forma correcta de medir la talla – Forma de tomar medidas de la copa

Así, hay 4 PASOS CLAVE PARA PARA DAR CON EL  TAMAÑO Y POSICIÓN IDEAL DEL SUJETADOR:

-El primero es determinar la talla (los famosos, 80, 85, 90, etc.). que, como se ha dicho, se refiere sólo a la medida del tórax sin contar con la proyección de los senos: es decir, el contorno bajo los pechos. Te contamos el secreto de cómo hacerlo bien: este número (contorno) se obtiene midiendo el contorno del tronco, justo por debajo de la línea del sujetador, y sumándole 15.

 -El segundo paso será determinar cual es nuestra copa (A, B, C…): <>.  A mayor volumen  de proyección, mayor letra: < >, detalla Marta. Esto es muy intuitivo, una jovencita, como de inicio... tendrá la copa A (prácticamente lisa... ) e iremos subiendo según el tamaño, un pecho de tamaño medio sería la B, alguién con pecho abundante la C... Pero si precisas hacerlo con una pequeña operación matemática también puedes: La letra (la copa) se obtiene midiendo por encima del pecho y restándole lo que mide tu contorno realmente (el de por debajo de la línea de sujetador justo). Con ese dato ya solo tienes que seguir esta regla: A (de 12 a 14 centímetros, busto pequeño), B (de 14 a 16 centímetros, busto medio), C (de 16 a 18 centímetros, busto lleno), D (de 18 a 20 centímetros, busto voluminoso) y la secuencia continúa para copas superiores. Si al hacer esta operación se obtuviesen unas medidas intermedias, lo aconsejable sería comprobar la copa mayor y la menor para ver cual nos va mejor, además siempre hay que tener en cuenta que el modelo de sujetador puede influir mucho.

 -En tercer lugar, si se opta por un sujetador con aros, una cuestión clave, es calcular el perímetro de la base de los senos.

-La cuarta cuestión son los tirantes, que en la gran mayoría de los modelos son ajustables, pues cada mujer tiene el pecho a una altura. Cuanto más anchos, más cómodos, aunque sean menos estéticos...

-La quinta consideración son los corchetes: la mayoría de los sujetadores suelen tener tres posiciones de corchetes. Un sujetador podemos decir que nos sienta bien si al cerrarlo en los corchetes centrales ajusta sin oprimir o molestar, ni produce pliegues en la piel.

Pero, además nuestra talla de sujetador es variable: << los cambios hormonales y las fluctuaciones de peso (embarazos, dietas, cambios metabólicos, etc.) hacen que cambiemos muchas veces a lo largo de nuestra vida de talla. Siempre que haya uno de estos cambios (se engorde, se adelgace, etc.) deberíamos revisar nuestras medidas y cambiar de sujetadores>>.

UN SUJETADOR PARA CADA OCASIÓN

El ejemplo clásico son las distintas necesidades que tiene el pecho de una mujer: bien sea gestante, una en el periodo de lactancia, una que no está en estado, etc. Pero también, como explica Marta, <>.

También se debería tener en cuenta a la hora de seleccionar un sujetador idóneo cuestiones como cirugías de pecho (ya sean por estética o por enfermedades). Es decir, en conclusión: <>.
Y eso sólo si hablamos del modelo básico de uso diario… Porque hay actividades ‘especiales’ que requieren su propio sujetador ‘especial’.

FONTO DE ARMARIO BÁSICO DE SUJETADORES

Un buen fondo de armario lencero, según la experta, debería incluir:
-un modelo deportivo adaptado al tipo de ejercicio,
-otro más específico para ayudar a un vestido de noche a que siente bien
-y, por último, un Pillow Bra para cubrir uno de los momentos más importantes: el descanso y el sueño.

¡Pues toca revisar nuestro fondo de armario!

0 comentarios:

Sígueme en @ wild_ana